Por qué la tinta de tatuajes puede servir para detectar el cáncer

 Por qué la tinta de tatuajes puede servir para detectar el cáncer

Aunque el coronavirus está en el centro de las preocupaciones sanitarias del mundo, otros factores de enfermedad y mortalidad siguen influyendo sobre la población humana. El cáncer, por ejemplo, sigue siendo la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos. La detección temprana, que siempre fue tan deseable como elusiva, ahora es más difícil, ya que mucha gente se ve forzada a postergar los estudios de rutina. Pero para cuando se retomen los controles, una investigación halló un nuevo elemento para la oncología: la utilidad de la tinta de tatuajes para identificar la enfermedad.

El informe se publicó en la revista académica Biomaterials Sciencey analizó si es posible utilizar tintes comunes —como los que se usan en los tatuajes y para colorear los alimentos, como los dulces Skittles y M&Ms— para iluminar las células cancerosas en resonancias magnéticas (RNM) y tomografías (TC). Encontraron que estos tintes, que adicionalmente no necesitan pasar por el proceso de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) porque ya cuentan con ella, se pueden pegar a las nanopartículas que se utilizan para rastrear el cáncer, lo cual permite una mejor visualización de las células anormales.

El equipo de Cristina Zavaleta, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad del Sur de California (USC/Viterbi), desarrolló estos nuevos agentes para los estudios de imágenes por contraste. “Por ejemplo, si el problema es el cáncer de colon, se detecta mediante una endoscopía”, explicó a EurekaAlert. “Pero un endoscopio es, literalmente, una linterna al final de una barra, así que sólo da información sobre la estructura del colon. Uno puede ver un pólipo y sabe que necesita hacer una biopsia”.

En cambio, “si pudiéramos brindar herramientas para la elaboración de imágenes que ayudaran a que los médicos vieran si ese pólipo en particular es canceroso o benigno, acaso no sería necesario realizarla”, sintetizó. La idea de Zavaleta fue probar con “tintas ópticas” como las de los tatuajes.

En los estudios de pesquisa de células malignas, los médicos inyectan a los pacientes con nanopartículas que las detectan y se adhieren a ellas, lo cual las hace visibles en una RNM o una TC. “Pero para ver esas nanopartículas es necesario teñirlas”, siguió la publicación. “Un problema que los científicos han enfrentado es que con frecuencia se quedan en las partes del cuerpo que suelen metabolizarlas, como el hígado, así que es necesario teñirlas con materiales que no sean tóxicos. Lamentablemente, algunos de los tintes que los científicos han estado usando en las nanopartículas no son visibles durante el tiempo suficiente para ayudarlos a detectar los cánceres con efectividad».

Related post