Brasil amplía el uso de la cloroquina para combatir COVID-19

 Brasil amplía el uso de la cloroquina para combatir COVID-19

El presidente Jair Bolsonaro presentó ayer reglas para expandir el uso de la cloroquina en pacientes con coronavirus en Brasil a pesar de la falta de evidencias clínicas sobre su eficacia.

El país sudamericano ya utilizaba la cloroquina en pacientes con la enfermedad COVID-19 que se encuentran hospitalizados en estado grave y, según las nuevas directrices, se podrá administrar a personas con síntomas moderados, como dolor abdominal, tos o fiebre, según el ministerio de Salud.

 “Aún no hay evidencia científica, pero se está monitoreando y utilizando en Brasil y el resto del mundo”, declaró Bolsonaro en su página de Facebook. El mandatario ha comparado al virus con una “gripita” y ha tenido diferencias con los gobiernos locales sobre sus medidas de confinamiento.

“Estamos en guerra: ‘Peor que ser derrotados es la vergüenza de no haber luchado’”, afirmó.

Brasil ha confirmado más de 291.000 casos de coronavirus, la tercera mayor cantidad de infecciones a nivel mundial después de Estados Unidos y Rusia.

El anuncio se dio a conocer un día después de que la cifra diaria de muertos en el país alcanzó un nuevo máximo histórico con más de 1.100 decesos. Las autoridades anunciaron el miércoles otros 888 fallecimientos en las 24 horas subsecuentes.

El presidente estadounidense Donald Trump ha promovido la hidroxicloroquina, una variante considerada menos tóxica y más efectiva que la cloroquina, como tratamiento para el COVID-19, y el lunes anunció que estaba consumiendo el medicamento como medida preventiva. No hay estudios rigurosos que hayan descubierto que alguno de los dos fármacos sea seguro o eficaz para prevenir o curar la enfermedad.

Bolsonaro, un nacionalista conservador, ha expresado desde hace tiempo su admiración por Trump y su entusiasmo por la cloroquina. Las nuevas directrices brasileñas fueron aprobadas por el ministro interino de Salud, el general Eduardo Pazuello, quien carecía de experiencia en el ramo antes de convertirse en el segundo funcionario de mayor rango de la dependencia en abril.

La designación de Pazuello para encabezar el ministerio se dio después de que el entonces ministro Luiz Henrique Mandetta fue despedido el mes pasado por expresar su apoyo a los gobernadores estatales que ordenaron el cierre de los negocios no esenciales e implementaron otras medidas para combatir al virus, y después de que el reemplazo de Mandetta, Nelson Teich, renunció la semana pasada. Teich no explicó los motivos de su salida, pero ya había tenido desacuerdos públicos con Bolsonaro respecto a la cloroquina.

Related post