Un año escolar desafiante en lo público y privado

 Un año escolar desafiante en lo público y privado

El retorno a clases presenciales como única opción para el estudiantado 2021-22 plantea metas no exentas de adversidades tras una desvinculación del magisterio con el alumnado contraria a la socialización en hábitat escolares, necesaria para aprendizajes y el desarrollo emocional a temprana edad.

Como seres cuya naturaleza está signada para la vida en comunidad o gregaria, el estudiantado dominicano viene de casi dos años de distanciamiento entre actores que debían permanecer reunidos para un mismo propósito, desconexión que exponía a traumas y angustias a los menores.

Por más que se diga que los mecanismos de enseñanza a distancia sirvieron de algo, a las aulas comienzan a regresar niños y adolescentes que vienen de unas formas desmembradas de aprender, sin los chicos y chicas de sus relaciones primarias al alcance de los estrechamientos de manos.

Lo virtual resta calor humano y autenticidad a las interacciones entre condiscípulos y con ese segundo padre que es el maestro. El balance de lo lectivo recién transcurrido para ahora acudir a agruparse casi equivaldría a saltar de curso sin haber puesto firmes pies sobre las lecciones transcurridas.

El nuevo periodo docente tiene que ser fiel a los programas que correspondan, pero sin omitir esfuerzos por llenar lagunas causadas en los grados inmediatamente anteriores por los que transcurrieron mediante contactos con imparticiones docentes inusuales y pobre efectividad.

Además se vuelve a aulas, a veces muy congestionadas, con presagios de rebrotes de la enfermedad covid-19 a solo un mes de la reapertura de escuelas para lo cual previamente han debido alcanzar fuerte vigencia las prevenciones de la vacunación y pruebas de laboratorio a personal docente y alumnos de más de doce años y hacer posible mucha higiene y ventilaciones en los locales para la firme decisión en maestros, padres y alumnos de ceñirse a reglas de distanciamiento y uso de protectores respiratorios contra el virus.

Es factible blindarse en gran medida contra el germen, un objetivo que debe procurarse mientras el país como un todo busca la inmunidad de rebaño para reducir las posibilidades de un fatídico rebrote mayor.

Dudas sobre el rendimiento obligarían a repetir lo “aprendido”

Lo virtual valdría como opción pero no se domina de la noche a la mañana

Las denuncias de planteles en mal estado anticipan frustraciones

Related post