Fiestas por FaceTime y marcos inteligentes

 Fiestas por FaceTime y marcos inteligentes

Jane Feld, de 94 años, usualmente pasa su tiempo jugando al tenis, asistiendo a conciertos con amigos e invitando a sus familiares a cenar en casa en Syracuse, Nueva York. Pero entonces llegó la pandemia de coronavirus.

Para Feld, quien tiene problemas de audición, hablar por videollamada con sus nietos u otros miembros de la familia resulta difícil. Ella tiene un teléfono con subtítulos, pero no siempre funcionan bien en vivo. De manera que, para mantenerse en contacto durante esta época, ha usado principalmente el correo electrónico.

“No me siento muy cómoda con las cosas tecnológicas”, le dijo Feld a CNN Business en una entrevista a través correo electrónico. “El correo electrónico definitivamente me ha ayudado a hacer un seguimiento de los hijos y los nietos. Pasar horas en el teléfono me agota, pero es fácil con el correo electrónico. Solo háganme saber que está bien y nos reuniremos lo antes posible. Un abrazo y beso virtuales”, añadió.

Las personas en todo el mundo han recurrido a la tecnología para mantenerse en contacto (o conectados) durante la pandemia: desde las transmisiones en vivo de bodas y la organización de encuentros virtuales con amigos en Zoom hasta reunirse con compañeros de trabajo en Webex.

Pero las generaciones mayores, que son menos conocedoras de la tecnología, corren el riesgo de perder el contacto con sus seres queridos en un momento en que el estrés y la soledad tienen el potencial de afectar a una población especialmente vulnerable, que a menudo viven solos o en instalaciones de vivienda asistida, las cuales han registrado casos de coronavirus. A su vez, las familias están encontrando maneras creativas de conectarse sus miembros mayores a través de métodos como marcos inteligentes de fotos, fiestas de baile en FaceTime y herramientas simples como el correo electrónico.

Sin embargo, las barreras de entrada –como registrarse para crear una cuenta o aprender a manejar una nueva tecnología– suelen ser difíciles para las generaciones mayores. Según un estudio del Centro de Investigaciones Pew, publicado en 2015, solo el 26% de los usuarios de internet mayores de 65 años dijeron sentirse “muy seguros” cuando usan computadores, teléfonos inteligentes u otros dispositivos electrónicos para hacer lo que necesitan en línea. Más que eso, no resulta un sustituto perfecto para las interacciones en persona a las que siempre han estado acostumbrados.

“Por supuesto, no es lo mismo que en persona”, indicó Meredith Doubleday, la nieta de Feld. “Definitivamente no puede reemplazar eso, pero sin duda ayuda. Estoy muy agradecida de que aún podamos enviarnos correos electrónicos. Ella siempre me recuerda que en la escuela secundaria fue una excelente mecanógrafa”, relató.


Related post