Comer patas de pollo tiene amplios beneficios para la salud

 Comer patas de pollo tiene amplios beneficios para la salud

Las patas de pollo son piezas que aunque no aportan carne, muchas personas aseguran que le dan más sabor al caldo. Hay quienes incluso afirman que las patas pueden ofrecer múltiples beneficios a la salud. Veremos qué tanto es cierto.

Supuestos beneficios

Las patas de pollo consisten principalmente en tejido conectivo: piel, cartílago, tendones y huesos.

La revista Healhline señala que gracias a su alto contenido de colágeno, las patas de pollo pueden:

  • Mejorar la salud y la apariencia de la piel
  • Ayudar a reducir el dolor articular
  • Ayudar a prevenir la pérdida ósea
  • Favorecer la salud del corazón

Los estudios e investigaciones que cita la revista comprueban los beneficios mencionados al consumir colágeno a través de suplementos diseñados para que esta proteína pueda absorberse mejor.

La realidad

Aunque contienen colágeno, ni el caldo de huesos ni las patas de pollo te ofrecen los beneficios antes mencionados, la lógica razón es que el colágeno que se consume en la dieta se fragmenta y estas pequeñas partes (aminoácidos) no vuelven a agruparse en misma la forma que ingresaron.

Por lo que la Facultad de Medicina de Harvard señala que los alimentos con colágeno como el caldo de huesos:

No alivian el dolor articular. La artritis es el resultado de la pérdida de colágeno, que amortigua las articulaciones. El colágeno en los alimentos no se absorbe como está. El colágeno no va directamente a sus rodillas, caderas u otras articulaciones.

No hacen la piel más firme y suave. Así como el colágeno de los alimentos no se transporta directamente a las articulaciones, tampoco se introduce en la piel.

No mejoran la digestión. Los caldos de huesos contienen gelatina, que se dice que ayuda a la digestión, aunque hay poca evidencia de su eficacia.

Los caldos de huesos no fortalecen los huesos. Los huesos no construirán hueso o evitarán la osteoporosis. Liberan muy poco calcio aun cuando se cocinan a fuego lento.

Beneficios del caldo de pollo

La sopa o el caldo de carne de pollo (con o sin huesos) ha sido considerada popularmente como reconfortante e incluso como favorecedora para la recuperación luego de una cirugía o enfermedad.

De acuerdo a la Escuela de Salud Pública de Harvard no existe evidencia científica que señale que la sopa de pollo con verduras acelera la recuperación. Sin embargo, afirma que es una preparación que vale la pena por varias razones:

Aporta varios nutrientes involucrados en el sistema inmunológico: proteínas y zinc del pollo, vitamina A de las zanahorias, vitamina C del apio y las cebollas; y antioxidantes de las cebollas y las hierbas.

Es una buena manera de tener una comida abundante sin un montón de calorías. Las personas que comienzan una comida con un plato de sopa consumen menos calorías en general.

Proporciona líquidos y electrolitos para prevenir la deshidratación.

Es agradable para el estómago cuando no se tiene mucho apetito.

Entonces, las patas de pollo no te ofrecerán los beneficios exclusivos que se atribuyen al colágeno, pero sí pueden ser una buena adición al caldo de pollo que en conjunto crean un plato muy nutritivo y saludable para tu cuerpo en general.

Te puede interesar:

Related post