|

POR EL DERECHO DE IGUALDAD LEONEL DEBE TOMAR LICENCIA DEL EJERCICIO DE LA PRESIDENCIA DEL PLD

En mayo de 2018 renuncié al cargo de Ministro de Interior y Policía para dedicarme a tiempo completo a ganar y unir y voluntades en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para que en un próximo gobierno nuestro podamos continuar, consolidar y ampliar las acciones y políticas públicas que, con tanto acierto, viene ejecutando el presidente Danilo Medina.

Desde entonces varios compañeros y yo hemos estado realizando diferentes encuentros y acercamientos para ser escuchados y recibir de los miembros del partido, como de diversos sectores de la sociedad, sus opiniones. En mi caso, he aprovechado para dar a conocer la visión de país que tengo y las ejecutorias gubernamentales sugeridas a partir del 16 de agosto de 2020.

En estos esfuerzos para concitar la atención de mis compañeros, simpatizantes y amigos, de cara a las primarias abiertas para la nominación como candidato a la Presidencia de la República, nos encontramos varios compañeros, incluyendo al presidente del partido, el Dr. Leonel Fernández.

El que el presidente del partido, en ejercicio pleno del más importante cargo de nuestra organización política, aspire a ser nominado a la candidatura presidencial por cuarta vez, incluso habiendo sido, además, tres veces Presidente de la República, lo sitúa en una situación de ventaja frente a sus demás compañeros aspirantes. Se trata de una situación desigual e injusta, por el apoyo que supone ejercer la función de mayor jerarquía en el partido, para generar adhesiones y apoyos a sus aspiraciones.

La Constitución de la República establece el derecho a la igualdad, el cual además de un derecho fundamental constituye un principio y un valor constitucional que irradia todo el ordenamiento jurídico, y, por tanto, de aplicación obligatoria por todas las instituciones públicas y privadas, incluidas las organizaciones políticas.

El numeral 3 del artículo 39 de la Constitución establece que “el Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la vulnerabilidad y la exclusión”.

En ese tenor, y tomando en cuenta que la igualdad es una regla, un valor y un principio constitucional, el artículo 216 de nuestra Carta Magna establece que el funcionamiento y la conformación de los partidos políticos “deben sustentarse en el respeto a la democracia interna y a la transparencia, de conformidad con la ley”.

Por esto, el numeral 3 del artículo 216 dispone que estas instituciones políticas deben “contribuir, en igualdad de condiciones, a la formación y manifestación de la voluntad ciudadana, respetando el pluralismo político mediante la propuesta de candidaturas a los cargos de elección popular”.

En ese sentido, el numeral 5 del artículo 25 de la Ley núm. 33-18, sobre Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, prohíbe “favorecer o privilegiar a determinados candidatos internos con informaciones, apoyo económico o de cualquier otra naturaleza en detrimento de los derechos de otro u otros candidatos de la misma organización política”.

De modo que el ejercicio de la más alta jerarquía en el partido y la aspiración a ser precandidato a un cargo electivo constituye un clarísimo conflicto de intereses, supone una ventaja sobre los demás precandidatos y constituye un trato discriminatorio, sancionado por la Constitución y la ley, que consagran el principio de igualdad, el cual no solo ha de ser reconocido formalmente, sino que debe ser garantizado material y realmente.

De mantenerse el Dr. Fernández en el pleno ejercicio de la presidencia de mi partido, el PLD, no hay garantía alguna de que en el proceso de primarias abiertas, al que nos abocaremos este año, se garantice la igualdad de trato y de participación a todos los aspirantes a ser precandidatos, ni de los precandidatos propiamente dichos; no existen los resguardos necesarios para tutelar, en igualdad de condiciones, los principios de transparencia, certeza, legalidad y objetividad electorales; ni existen las condiciones para   garantizar el principio constitucional de la democracia interna del partido.

Como hechos relevantes que reflejan la afectación de principios esenciales de la vida democrática interna que vengo señalando, solo nos basta con señalar los siguientes:

  1. La presidencia del partido se ha convertido en un espacio para hacer graves imputaciones al Presidente de la República, Danilo Medina, de querer convertirse en el nuevo Dictador del Siglo XXI.
  2. Cuando el Dr. Leonel Fernández habla o escribe acerca de las elecciones del 2020, no se sabe si lo hace a título de presidente del partido, a título personal o como aspirante a la candidatura presidencial del PLD, pues todas se funden en la misma persona.
  3. En el acto de celebración del 45 aniversario del PLD, esta confusión de roles en el Dr. Leonel Fernández quedó expresada cuando dijo que “No hay nada más complejo que administrar los triunfos porque todo el mundo se pone en fila y cree que es a él el próximo que le toca y resulta que no puede ser así…”. Lo expresado por el compañero Leonel Fernández fue en presencia de Reinaldo Pared Pérez, quien por cierto ¡está en fila! buscando, con todo su derecho, ser candidato presidencial del partido.
  4. El 22 de diciembre de 2017 CDN dio la noticia de que “el expresidente Leonel Fernández proclamó este viernes que su regreso como jefe de Estado para el año 2020 está en manos de Dios y del pueblo dominicano”. Dichas declaraciones Fernández las ofreció en medio del reparto de cajas navideñas que lleva a cabo en su condición de presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en diferentes puntos del país.
  5. Cuando se proclama que el sector del compañero Leonel Fernández dentro del PLD es la verdadera oposición en el país; cuando se acusa al gobierno de perder el rumbo; cuando en las redes sociales los “guerrilleros virtuales” afines al presidente del partido hacen feroz oposición y denuncias irresponsables contra funcionarios y contrael gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, que preside Danilo Medina, desde la presidencia de la organización solo habla el silencio.

Por disciplina partidaria, por respeto a la democracia interna y al principio de igualdad en la participación política, en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha llegado el momento de que el Dr. Leonel Fernández tome una licencia de sus funciones como presidente del partido. Con ello cesará la inobservancia a los principios constitucionales y legales referidos y dejará de incurrir en un evidente conflicto de intereses entre sus condiciones de aspirante a la candidatura presidencial de la República y de presidente del PLD.

Con esta solicitud busco que la presente y futuras contiendas internas discurran por los senderos de la transparencia y que consolidemos una cultura democrática dentro del partido, a partir de la igualdad de condiciones de participación interna y de trato que deben recibir todos los aspirantes a la candidatura presidencial.

¡Con reglas claras, garantizamos la unidad y el triunfo del partido!

Miércoles 9 del mes de enero del 2019.

Carlos Amarante

Aspirante a la Presidencia de la República

Short URL: http://notidiarias.com/?p=43050

Deja un comentario