|

Juan Bosch: El más grande dominicano del siglo XX

VIA: ojala.do, Carlos Amarante Baret, abogado, miembro del Comite Politico del Partido de la Liberación Dominicana, ex-senador de la República (Espaillat, PLD 90-94) es actualmente Director General de Migración. Perspectiva Ciudadana agradece al autor permitirle la publicación de este discurso.

 

Distinguidos Compañeros y Compañeras:
Hoy nos hemos reunido aquí una vez más, para rendir tributo póstumo, en el 98 aniversario de su nacimiento, al dominicano más ilustre nacido en el siglo XX: nuestro Maestro, Guía y Líder eterno el profesor Juan Bosch.

 

Nacido un día como hoy, 30 de junio de 1909, en esta ciudad histórica, nunca se imaginaron los veganos y mucho menos el resto de los dominicanos de la época, que aquel niño que acababa de nacer, hijo de don José Bosch Subirats y doña Ángela Gaviño Costales, estaba llamado a jugar un papel estelar en la vida del pueblo dominicano, de la región del Caribe y de América Latina, poniendo su talento, sus conocimientos y su férrea voluntad, al servicio de los intereses sagrados de la Patria.

 

El Presidente Juan Bosch, desde temprana edad expresó su sensibilidad a través de la escritura, la escultura y la pintura. Siendo apenas un niño de 12 o 14 años, publicó en esta ciudad un pequeño periódico junto a su amigo Mario Sánchez Guzmán, y ya publicaba algunas poesías para un periódico editado en Barahona que se llamaba Las Brisa del Birán.

 

En la poesía que escribía y publicaba bajo el seudónimo de Rigoberto Fresni y en los primero cuentos publicados bajo la firma de Juan Niní, ya se podía percibir que aquello no era un mero ejercicio de entretención juvenil, sino que asistíamos al nacimiento del intelectual más consagrado que tendrían las letras dominicanas del siglo XX.

 

A través de la literatura, y particularmente del género cuentístico, nuestro Presidente no solo lograría convertirse en el mejor del género en nuestro país, sino que su prestigio traspasaría las fronteras del Caribe; además, su literatura reflejaría el profundo sentimiento solidario y de rebeldía frente a la pobreza y contra la explotación de nuestro pueblo, injustificada en términos morales y éticos, germen del que nacería, poco tiempo después, la consciencia política que lo enrumbaría por el camino de una actividad difícil y riesgosa, pero al mismo tiempo hermosa cuando es para servirle a los mejores intereses de la Patria.

 

Disfrutar de la lectura de La Mujer, La Noche Buena de Encarnación Mendoza, La Desgracia, Luís Pie o El Indio Manuel Sicuri, constituye un extraordinario y delicioso viaje hacia el mundo de la imaginación que al mismo tiempo que vuela, se concibe y ancla en lo más profundo de la realidad social dominicana.

 

Estudiar las obras que constituyen la base de su pensamiento político, es un ejercicio de engrandecimiento de la consciencia política, moral, ética y ciudadana. Composición Social Dominicana, De Cristóbal Colón a Fidel Castro: El Caribe Frontera Imperial, Tres Conferencias sobre el Feudalismo, PLD un Partido Nuevo en América, La Guerra de la Restauración, Capitalismo, Democracia y Liberación Nacional, entre otras obras no menos importantes, conforman la base teórica del pensamiento político más progresista del pasado siglo, vigente hoy en día. Este pensamiento político constituye la base doctrinal de nuestro Partido.

 

Juan Bosch el poeta de niño, el cuentista, el biógrafo, el novelista, el historiador, el sociólogo o el político, es solo uno: el más grande dominicano del siglo XX que marcó con su inconmensurable obra, el futuro a que esta destinada por la fuerza de la historia, la sociedad dominicana: la de ser una sociedad libre, culta, trabajadora, grande, solidaria, hermosa.

 

Compañero Presidente Bosch, en este 98 aniversario de tu natalicio no podemos dejar de resaltar la que considerabas tu obra fundamental: la formación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

 

Este Partido fundado por ti y un grupo de discípulos en el 1973, sigue siendo la última esperanza de los que creemos que la sociedad dominicana debe vivir un proceso de cambios que la haga más moderna, progresista y solidaria; que la convierta en una sociedad que produzca riquezas, no pobreza; que sea más justa y menos desigual.

 

Tus discípulos hemos iniciado esta gran tarea en medio de las precariedades, de la crisis material y moral que heredamos del viejo Partido que justificadamente abandonaste, y poco a poco, hemos ido dejando atrás aquel oscuro período de la vida dominicana que se inició en el 2000 y terminó felizmente en el 2004.

 

Aquí estamos Presidente, levantando tu bandera para que nunca caiga, cultivando tus ideas para que nunca perezcan.

 

Aquí estamos Presidente, para seguir haciendo crecer este país, el tuyo, por el que lo diste todo a cambio de nada, porque una parte fundamental de tu pensamiento y tu conducta política, es que a esta actividad se viene a servir, no a servirse. Tus enseñanzas éticas siempre nos acompañarán, pues todo acto noble de los hombres debe tener por fin el bien común, el bien social. Y los peledeistas debemos ser humildes soldados desinteresados, al servicio de nuestro pueblo.

 

Tu 98 aniversario sorprende a la nación tratando de salir hacia delante en medio de las dificultades. Hemos podido estabilizarla en términos económicos, la economía crece a buen ritmo, crece el empleo y tenemos la inflación y el dólar controlados. Y estos logros no se pueden echar a perder.

 

En términos políticos, el país se avoca a la campaña electoral que deberá culminar con la elección del próximo presidente de la República para el periodo 2008-2012. Los que todo lo dañan y que fueron derrotados en el 2004 y en el 2006 desean regresar al poder una vez más.

 

Los tuyos, querido don Juan, acabamos de tener un proceso electoral interno un poco caliente (caribeños, al fin) que terminó eligiendo al Dr. Leonel Fernández como candidato presidencial de nuestro Partido. Ya han pasado casi dos meses de dicho proceso y todos esperamos que cuando el PLD inicie la campana se muestre más fuerte, vigoroso, unido, respetuoso, porque después de todo, el Partido es solo uno, somos una única familia que está dispuesta a enfrentar a los que quieren sumergir a la nación dominicana en el atraso y en el oscurantismo.

 

Sabemos Presidente, que mientras haya pobreza e injusticia en la sociedad dominicana, tú no estarás tranquilo; sin embargo, aquí, una vez más, proclamamos que seguiremos luchando hasta la victoria final, que hará de la República Dominicana una nación grande, próspera y justa como tú la soñaste.

 

¡VIVA EL PENSAMIENTO ETERNO DE JUAN BOSCH!

 

¡SUS IDEAS NUNCA MORIRAN!

Short URL: http://notidiarias.com/?p=42876

Deja un comentario

publicidad@notidiarias.com

Comentarios recientes