|

El PLD, la metáfora del último rey moro, y el apoyo al gobierno

37f5b6fa-ab1c-46c4-968c-8aa97c798617Llorad como mujer lo que no supisteis defender como hombre”. ¿Quién no recuerda esta antigua frase pronunciada por el presidente Joaquín Balaguer y dirigida a sus funcionarios y dirigentes de su Partido Reformista, tras la derrota que sufrió en el proceso electoral de 1978?

O ha estuchado usted la frase popular “perdieron el caldo y los huevos” o “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. También se ha hecho popular el llamado “lamento de Jeremías”, quien lloró entre las cenizas preguntándose por qué había sido destruida Jerusalén, pero sin haber hecho nada para evitarlo.

¡Cómo hemos sido arrasados! En gran manera estamos avergonzados, porque tenemos que abandonar la tierra, porque han derribado nuestras moradas, exclamó Jeremías al ver destruida a Jerusalén.

Otro caso famoso de lamentaciones- nos cuenta la historia- es el de  Muhammad XII, el último rey musulmán de Granada en la Península Ibérica, mejor conocido por los cristianos como Boabdil el Chico, quien caminó derrotado hacia el exilio con lágrimas en los ojos.

Según la leyenda, el último rey Moro, al salir de Granada camino al exilio, volvió su cabeza para ver a su querida ciudad por última vez, y  lloró al escuchar a su madre, la reina Aixa, decir: “Llorad como mujer lo que no supisteis defender como hombre”.

¿Y por qué traemos a colación estas lamentaciones históricas? Llegan porque en los actuales momentos hay sectores políticos de la oposición que conspiran para desestabilizar al gobierno, con personajes que juegan a que aquí podría pasar lo mismo que está sucediendo en Venezuela, país en que la oposición lleva varios días con manifestaciones callejeras, y en la que van más de 26 muertos.

Esos sectores, que han desvirtuado los objetivos de la Marcha Verde, pregonan que “la ira del pueblo se puede convertir en rebeldía y dirigir hacia los corruptos la peor catástrofe”, advertencia que hizo un sacerdote católico que tuvo a su cargo la lectura del manifiesto de la IV Marcha Verde, en la ciudad de San Francisco de Macorís, el pasado 23 de abril.

Esas proclamas incendiarias dentro del Movimiento Verde, con advertencias de resquebrajar el ordenamiento institucional, preocupan al gobierno y al sector empresarial.

 La respuesta a ese manifiesto no se hizo esperar. Al otro día, el periódico Diario Libre, bajo la firma de su director, Adriano Miguel Tejada, escribió un AM titulado “No jueguen con eso” que decía: “Ayer escuchamos en San Francisco de Macorís un lenguaje irresponsable que debiera mover a preocupación”.

A seguidas expuso que “es lamentable que el pensamiento de los años 60 domine ciertos conglomerados en el país, que no enfrían sus cabezas a pesar del tiempo y de los fracasos pasados”.

¿Cuál es la prisa en llamar a la “rebeldía”, si falta menos de un mes para tener las informaciones sobre el caso Odebrecht? ¿Por qué desacreditar de antemano las informaciones que puedan venir de Brasil? ¿Es la lucha contra la corrupción una carrera de 100 metros, o una lucha permanente hasta lograr una cultura de honestidad en el país?, se preguntó Adriano Miguel.

A seguidas expuso que el Movimiento Verde debe continuar su lucha en contra de la impunidad, pero debe cuidarse bien con quien se asocia. Entre los marchantes de ayer, el rumor público señala a algunos que podrían ser acusados. ¿Qué creíble explicación podrán dar los desesperados de hoy de haber marchado junto a corruptos?

Ese mismo día, el 24 de abril, el ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, reveló que sectores invalidados por el voto popular el pasado 15 de mayo, que usan como pretexto la lucha contra la corrupción y la impunidad, iniciaron un plan para desestabilizar al gobierno.

“Han desnaturalizado el Movimiento Verde, del cual se han apropiado llevando a sus militantes a marchar contra el gobierno y propiciando que los grupos más radicales tomen su control y pasen a amenazar el orden democrático y a los funcionarios del gobierno al expresar que las movilizaciones verdes podrían convertirse en rebeldía y en la catástrofe jamás pensada para ellos”.

Esa declaración del ministro encontró de inmediato el respaldo del sector empresarial a través del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), la Asociación de Empresas de Industriales de Herrera y la Provincia Santo Domingo y de la  Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS).

“Debemos tener cuidado de sembrar divisiones o de hacer llamados alarmistas. Debemos cuidar este sano proceso que vive el país y evitar que personas y grupos con agendas extremas busquen capitalizarlos con fines eminentemente políticos”, expuso Rafael Paz, vicepresidente del Conep, al referirse a las proclamas que hicieron los del Movimiento Verde en San Francisco de Macorís.

A su vez, Antonio Taveras, presidente de los industriales de Herrera manifestó que “es irresponsable llamar a la violencia. Los ciudadanos deben ejercer sus derechos vía los canales institucionales, demandar que la institucionalidad funcione y sea fortalecida, actuar con mesura, madurez y responsabilidad”, tal como declararon a Diario Libre.

Mientras que Carlos Guillermo Núñez, presidente de la ACIS, pidió prudencia al Movimiento Verde al momento de sus convocatorias a la sociedad, pues se debe ser cuidadoso porque lejos de ayudar a la causa, puede desnaturalizarla con ese tipo de actitud.

¿Y qué ha dicho los miembros de la cúpula peledeísta y funcionarios del gobierno respecto a las proclamas incendiarias de sectores dentro de la denominada Marcha Verde que procuran desestabilizar el orden democrático en que vive el país?

Pues nada. Hasta ahora no han pronunciado una sola palabra de apoyo al gobierno y de respeto al orden constitucional, pero ojalá que no tengan que llorar como mujeres lo que no supieron defender como hombres, como dijo la reina Aixa a su hijo, el rey moro Boabdil el Desdichado, cuando iba camino al exilio, por no saber defender su reino granadino ante los Reyes Católicos.

 

Short URL: http://notidiarias.com/?p=40510

Deja un comentario

publicidad@notidiarias.com

Comentarios recientes